Por Joaquín Cámara

 

El tema de la obsesión o la posesión espiritual es un asunto complejo de tratar. Por un lado, las perspectivas psicológicas convencionales lo siguen manteniendo relegado ante la incapacidad de investigarlo desde el método científico o por el fuerte rechazo académico que supone adentrarse en este asunto. Por otro lado, y debido a esto, el tema se ha convertido desde sus inicios en un asunto oscuro de especulación reservado a las religiones, las cuales lo han llenado de suspestición y ritualismo, alejandolo así de lograrse una explicación y solución práctica. Por suerte, en los últimos años la investigación en este campo está pudiendo ampliarse gracias a numerosos profesionales que, a través del uso de hipnosis y despojados de supestición, están consiguiendo adentrarse en la realidad que hay tras este fenómeno.

Escribir un artículo sobre obsesión espiritual se hace especialmente complicado a la hora de tratarlo de una manera divulgativa, sencilla y sensible. Sin embargo, es importante abordarlo una vez que nos adentramos en el mundo espiritual y en la terapia psicoespiritual para lograr entender algunos aspectos y problemas de nuestra vida física, así como para comprender la fuerte interrelación que se da con otros planos de existencia espirituales. Esperamos que este artículo ayude a resolver algunas dudas sobre este hecho y aporte luz a quienes se encuentran atravesando un problema de este tipo. Debido a la complejidad del tema, de manera excepcional dejaremos los comentarios abiertos durante unos días para poder resolver las dudas que los lectores quieran plantear. 

 

 

¿Qué es la obsesión espiritual?

Cuando hablamos de obsesión espiritual nos referimos a la influencia por parte de seres no físicos en el pensamiento y, por tanto, en la conducta de un ser humano.

 

Diferencia entre obsesión y posesión

Durante mucho tiempo se ha hablado de “posesión” espiritual para referirse la influencia negativa de seres espirituales en un ser humano; sin embargo, utilizar ese término no sería del todo correcto, ya que generalmente lo que se producen son “obsesiones” espirituales. A continuación, vamos a explicar las diferencias que hay entre ellas para poderlo entender mejor.

La obsesión espiritual es una influencia de estos seres en el pensamiento de una persona, de modo que puede modificar su conducta siempre que la persona esté consciente o inconscientemente predispuesta a ello. La posesión, en cambio, es una “toma de control” completa por parte del ente sobre la persona, de modo que esta no tiene capacidad de elección, ya que su personalidad queda anulada. Algunos autores hablan de un continuo, el cual iría desde obsesiones pequeñas (donde la persona es consciente) hasta la posesión (donde la personalidad de la persona queda anulada en pos de la del obsesor).

Las obsesiones son realizadas, generalmente, por seres humanos ya fallecidos aún muy apegados a la Tierra; son algo muy habitual entre las personas, de ahí que hayan podido investigarse desde la psicoterapia, mientras que llegar al nivel de posesión es algo excepcional y complejo poco investigado. Por este motivo, en este artículo vamos a centrarnos en las obsesiones espirituales y no en las posesiones.

 

El proceso vibracional

Para entender las obsesiones espirituales, es necesario conocer en primer lugar el funcionamiento de nuestro proceso vibracional como seres humanos y su relación con el plano astral.

Cada uno de nosotros, a lo largo de la vida, va generándose a sí mismo unas vibraciones concretas mediante los pensamientos. Si nuestros pensamientos son negativos, nuestras acciones hacen daños a los demás, o tenemos fuertes adicciones, nuestra vibración será baja, densa; a mayor gravedad de pensamientos y acciones, mayor densidad vibracional. Por el contrario, cuando nuestro pensamiento y sentimientos son elevados, cuando con nuestra conducta no hacemos daño a los demás o incluso los ayudamos, la vibración que se genera es más alta. En general, una persona media no tendrá una vibración especialmente baja ni especialmente elevada.

Estas vibraciones no podemos verlas físicamente, sin embargo son perfectamente visibles desde el plano astral por los habitantes que allí residen. Como hemos visto en otras ocasiones, el plano astral es el lugar de existencia al que vamos justo tras nuestra muerte, una vez que abandonamos este plano físico, y de él recibimos también influencias. Este plano está habitado, entre otros, por:

  • Personas recientemente fallecidas, quienes están experimentando un proceso de evolución a planos superiores.
  • Personas fallecidas que se niegan a abandonar el astral por miedo.
  • Personas que no quieren abandonar el plano astral por una fuerte necesidad de seguir conectados al plano físico, bien sea por adicciones, pensamientos o sentimientos intensos.

Este segundo y tercer grupo de seres, los que se niegan a abandonar el plano astral, son quienes suelen provocar las obsesiones espirituales a los que siguen vivos en el plano físico, pero ¿por qué lo hacen?

 

Entendiendo a los obsesores

Para entender la obsesión, es necesario ponernos en el lugar de los obsesores. Imagina que mueres y, de repente, compruebas que sigues vivo en otro plano de existencia, el plano astral. Si tu vibración fue densa durante tu vida física, en este plano sigues teniendo la misma vibración, de modo que si eras celoso, lo sigues siendo; si te gustaba beber alcohol de modo excesivo o tenías cualquier otra adicción, sigues teniendo esa necesidad durante un tiempo; en resumen,  si tenías un fuerte apego a cosas físicas (comida, sexo, control, familia, drogas, etc.) ese apego se sigue dando. Sin embargo, te encuentras en un plano no físico, de modo que no puedes cubrir esa necesidad física, pero la necesitas. ¿Cómo pueden solucionar esto?

Como hemos visto, desde el plano astral pueden verse perfectamente las vibraciones que emiten las personas vivas físicamente. De este modo, un ser espiritual adicto, por ejemplo, al alcohol, puede ver la vibración de una persona física adicta a lo mismo. Para saciar su necesidad, el ser espiritual se “pegará” al aura o cuerpo astral de la persona física, de modo que pueda alimentar su adicción gracias a la vibración que este emite cada vez que se emborracha. Ahí comienza la obsesión. Una vez “pegado”, el ser espiritual influirá en la conducta y los pensamientos de la persona física para que siga consumiendo, para que beba con mayor frecuencia y en mayores cantidades. La Dra. Edith Fiore, una de las primeras psicólogas en investigar este fenómeno, lo relata así:

“Una de las más fuertes ataduras que apegan a los espíritus al mundo físico era la adicción al alcohol, drogas, sexo, fumar e incluso la comida. Si una persona moría en las garras de una adicción, la necesidad más imperiosa después de la muerte era la sustancia adictiva, la sensación que se produce al consumirla (…) He tratado a muchos pacientes adictos. Espíritus adictos tendían a apiñarse alrededor de adictos vivos y los lugares que frecuentaban, intentando experimentar nuevamente lo que una vez fue el tema dominante de sus vidas. De hecho, sí llegan a experimentarlo otra vez después de “pegarse” al individuo. De ahí en adelante, ejercían el control [a través de la obsesión] y obtenían lo que querían cuando lo querían”

Aunque las adicciones son la causa de muchas obsesiones espirituales, hay más motivos por los que un ser espiritual obsesiona a una persona. La necesidad de venganza, los fuertes sentimientos de injusticia, la necesidad de experimentar cosas que no pudieron realizar durante su vida física, e incluso sentimientos como la necesidad de proteger a la persona a la que se obsesiona.

Si conseguimos empatizar, podemos darnos cuenta de que los obsesores no siempre tienen la intención de hacer daño, sino que se encuentran perdidos buscando satisfacer sus necesidades terrenales, y esto sólo pueden lograrlo utilizando como medio a un ser humano.

 

La generación de los problemas

En la mayoría de los casos, no son los obsesores los que generan el problema. Como hemos visto, ellos se “pegan” a personas que ya tenían una adicción o unos sentimientos concretos mediante los cuales emitían una vibración problemática que atrajo al obsesor. Lo que sí hará este es acrecentar el problema, pues obsesionará a la persona para aumentar la conducta problemática, dificultando fuertemente su recuperación.

En otras ocasiones, sí pueden haber sido directamente los instigadores de una conducta problemática. Esto sucede cuando la persona se encuentra con una vibración baja (con el aura debilitada) o en un estado de vulnerabilidad psicológica, donde las personas son más influenciables. Ahí, los obsesores los utilizan como “carta blanca” para tratar de llevarlos hacia donde ellos desean.

 

La desobsesión como ayuda para la curación

Como hemos visto anteriormente, en la mayoría de casos de obsesión el problema ya había sido creado por la persona, pero acrecentado por el obsesor espiritual. Por tanto, para la curación será necesaria una intervención tanto a nivel psicológico como espiritual.

Las primeras sesiones irán encaminadas a liberar a la persona del obsesor, o mejor dicho, a realizar una psicoterapia al ente espiritual, de modo que este pierda el miedo al mundo espiritual, aprenda a desprenderse de las necesidades físicas que aún lo atan a la Tierra y entienda el daño que está haciendo. Esto se realiza mediante hipnosis, donde es posible hablar con él directamente para ayudarlo. Una vez que el obsesor o los obsesores se han marchado (es frecuente que haya más de uno), es necesaria la intervención con el paciente físico, de manera que pueda cambiar sus pensamientos y conductas, mejorando así su vida y su vibración con menor dificultad. Si esto no se hace, la vibración seguiría siendo la misma y, por tanto, acudirán pronto nuevos obsesores. La terapia de desobsesión, por tanto, debe incluir estos dos aspectos para lograr una solución definitiva al problema.

Si entendemos esto en profundidad, podemos ver por qué no funcionan los rituales mágicos o esotéricos (ya sean religiosos o de otro tipo) para resolver este problema. Los obsesores no se van a marchar sólo porque alguien se lo ordene, sino que deben hacerlo por voluntad propia. Por otro lado, una vez que se marchan es necesario que la persona trabaje en su mejoría, de lo contrario la recuperación durará poco tiempo, hasta la llegada de nuevos entes.

 

¿Cómo sé si tengo un obsesor?

A continuación, presentamos aquí los puntos que pueden ayudarnos a saber si tenemos la influencia de algún obsesor, los cuales hemos realizado basándonos en las investigaciones de la Dra. Edith Fiore. Para usarlos correctamente, es necesario utilizar en todo momento el sentido común, de lo contrario el resultado puede no reflejar la realidad.

1. Rebaja persistente del nivel de energía que no puede ser explicada de modo racional (por ejemplo, falta de energía debida al trabajo, a pocas horas de sueño o sueño no reparador, fuertes preocupaciones, depresión, alergia, apnea, etc.).

 

2. Cambios en su personalidad, a veces golpes repentinos de humor. Por ejemplo, ¿utilizas a veces palabras o actos ajenos a tu carácter? ¿Piensas, “ése no soy yo”? ¿Te han dicho, a veces, que eres como “otra persona”? ¿Has advertido un cambio repentino en sus emociones o pensamientos? ¿Percibiste algún cambio después de una operación quirúrgica o durante o después de una hospitalización? ¿Notaste cambios en tu personalidad tras la muerte de un ser allegado? (cambios no relacionados con el duelo).

 

3. Muchos hablamos con nosotros mismos, verbal o mentalmente, y eso es algo sano y normal. Puede ser reconfortante, e incluso divertido. Estas “conversaciones” pueden haberse convertido en algo tan habitual que ya ni se da cuenta. Sin embargo, pueden producirse también diálogos entre tú y un ente. Para ello, observa si en esos diálogos se te habla en tercera persona, si se te dan órdenes o mandatos no racionales, así como si te incomodan o insultan.

 

4. El consumo de sustancias suele ser un elemento importante en la obsesión. Si abusas de las drogas (incluido el alcohol), puedes estar prácticamente seguro de que se está produciendo una obsesión. Sucede de modo similar con el resto de adicciones en las que no intervengan sustancias (comida, sexo, etc.)

 

5. ¿Eres impulsivo y hace cosas sin pensarlo que luego te sorprenden o de las que te arrepientes? ¿Tienes la sensación de que “algo externo” te ha impulsado a hacerlo?

 

6. Si hay dos o más personas habitando tu cuerpo, puedes tener rupturas en tu consciencia. ¿Hay horas e incluso días recientes que no recuerdas? ¿Una sensación cómo de estar en una nebulosa? Si tienes estrés, ansiedad, depresión o muchas cosas en la cabeza, eso justificaría ese tipo de comportamiento, pero si no es así considérelo una señal de obsesión.

 

7. ¿Tiene dolores físicos recurrentes que no pueden ser explicados médicamente ni debidos a su actividad física?

Como hemos dicho anteriormente, es importante utilizar el sentido común a la hora de contestar este cuestionario para obtener un resultado correcto y no confundirse con otros problemas físicos o psicológicos. Corrección de test: una mayoría de respuestas de “Sí” o el abuso de sustancias y la adicción podrían indicar la presencia de un obsesor, algo que debería confirmarse a través de una entrevista psicológica de corriente psicoespiritual más rigurosa en la que se descarten otros problemas.

 

La sugestión en el campo espiritual

Cuando se comienza a aprender sobre el tema de la obsesión espiritual o la influencia de los seres espirituales en la vida física, puede producirse un fenómeno psicológico conocido como sugestión, algo también frecuente en aquellas personas que participan en rituales esotéricos o que realizan psicofonías u otras actividades de contacto espiritual no recomendadas. La sugestión puede ser muy fuerte, dando lugar a creer que se está siendo obsesionado, manipulado o controlado por fuerzas externas a nosotros sin que esto esté sucedido realmente. Para evitar esto, es importante mantener un pensamiento objetivo, con los pies en la tierra, y utilizar en todo momento el sentido común para evitar esto.

24 Comentarios

  1. Marce AV

    Super interesante el tema, una pregunta, podría ser que al morir (en este caso mi padre que me dejo su negocio), a veces le escucho diciendome que hacer o no hacer o aveces hasta me veo a mi misma respondiendo o actuando como el y me deja pensando, a veces le escucho bromear conmigo y me río,y a veces lo repito en voz alta y mi familia me dice suenas como papa…o hasta he llegado a sentir que lo comprendo al 100% todo lo que el decía y hacia en vida, como si estuviera en su lugar,en sus zapatos. yo pienso que soy yo siendo nostalgica.

    • Joaquín Cámara

      Hola Marce,

      Por un lado, cuando muere un ser querido es muy normal tenerlo presente a través del pensamiento y recordarlo, especialmente si estás trabajando donde él lo hacía.

      Sin embargo, por lo que dices en tu comentario, sí que parece que tu padre se encuentra verdaderamente muy cerca de ti. Aunque él lo está haciendo con muy buena intención (para ayudarte y controlar que todo salga bien), esta cercanía tan estrecha, donde puede escucharlo con claridad e incluso actúas como él, sí puede tratarse de un caso de obsesión espiritual, ya que se puede haber pegado a tu cuerpo astral. Como te comentaba, esto lo hace con muy buena intención, pero no es positivo ni para ti ni para él, sobretodo a largo plazo.

      Cuando lo creas conveniente, sí te aconsejo que hables con él para que se marche, para que continúe su evolución en el plano astral. Habla con él como si lo tuvieras delante, porque te escucha perfectamente; En esta conversación, es importante que le expliques dónde se encuentra y por qué tiene que marcharse, siempre de un modo amoroso. También tú debes dejarlo ir, soltarlo.

      Espero que esto resuelva tu duda.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  2. Leus

    Buenas noches.
    Agradezco su inmenso interés en ayudar a encontrar claridad en estos temas. Me surge una duda , la obsesión puede atraer a los llamados vampiros o la larvas? cómo deshacerse de estos?

    Muchas gracias

    • Joaquín Cámara

      Hola Leus, muy interesante tu pregunta.

      Como hemos comentado en el artículo, el nivel de nuestra vibración es clave. Cuando tenemos una vibración negativa o densa, nuestra aura se debilita, permitiendo el acoplamiento en nuestro cuerpo astral tanto de obsesores como de “formas de pensamiento”, a quien algunos autores denominan “larvas o parásitos”. Las “formas de pensamiento” no tienen consciencia propia, ya que se trata únicamente de materia astral negativa; estas pueden crearnos problemas emocionales y de salud, pero no obsesiones.

      En cuanto a los “vampiros energéticos”, este tema es más complejo, ya que hay diferentes definiciones de lo que realmente son. Si seguimos la definición de C.W. Leadbeater, los vampiros serían personas desencarnadas que no quieren desprenderse de su cuerpo astral, de modo que se pegan a diferentes personas físicas para robarles energía a fin de no desaparecer; esto lo consiguen, de nuevo, porque la persona tiene un aura débil o con mucha luz a la que pueden pegarse, pero tampoco provocan una obsesión, sino una bajada general y constante de energía.

      Espero que esto resuelva tus dudas.
      Un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  3. Marta

    Hola!! os agradezco mucho que expliquéis esto de manera clara, otras cosas que he estado leyendo me tenían un poco confundida :))

  4. Stella Maris

    que temas maravillosos

  5. Graciela

    Tengo una duda…creo entender que la obsesión se puede dar por apego a alguien,no sólo por satisfacer vicios y demás,entonces cuando muere un joven en su plenitud obvio que le quedaron cosas pendientes,mi pregunta es,sufren al pasar al otro plano?extrañan?eso puede ser causa de obsesion? Apegarse a sus seres queridos por ejemplo?

    • Joaquín Cámara

      Hola Graciela, muy interesante lo que planteas.

      Es cierto que un fuerte apego puede ser causa de una obsesión, pero no es lo frecuente en un caso como el que comentas, de una persona joven y mentalmente sana. Es cierto que le pueden quedar cosas pendientes, pero esto no tiene por qué apegarlo al plano físico ni ser causa de obsesión en absoluto.

      Es habitual que cuando alguien muere se quede durante un tiempo cerca de sus seres queridos, intentando consolarles o ayudarlos en lo que pueda. Se queda cerca porque los quiere, por el apego y el vínculo que tenía con las personas que están en la Tierra. Pero esto es muy diferente de generar una obsesión, ya que ellos no se pegan al cuerpo astral de nadie, sino que están cerca. Con el tiempo, continúan su proceso espiritual y se alejan a planos superiores.

      Espero que esto te ayude a resolver tu duda.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

    • andrea

      Desde pequeña veía gente que fallecía ahora solo escucho voces que me dicen algo que pasara o se me presentan en sueños. Hace meses murió alguien que conocía y veía a diario el día de su velorio ella estaba confundida (nadie mas la veía sólo lloraban en cerca de su cuerpo) ella pregunta si estaba muerta y se le dijo que si, ella tiene miedo y se le dice que no lo debe tener y pregunta por su hijo le digo que esta afuera pero dice no poder ir ni verlo. Para responder tu pregunta si sufren no lo creo si extrañan lo creó xq al morir nos llevamos nuestros sentimientos. Actualmente ella me revelo que “ellos” le dieron otra oportunidad ( en ese momento no entendí) y hace días me revelo que pudo comunicarse con su hijo de 2 años el la vio y no te imaginas la gran alegría que ella tenia yo sentía esa alegría y era demasiada.

  6. Melina

    Buenos dias!les cuento mi preocupación: mi mamá se quitó la vida a raiz de una fuerte depresión. Ella era adicta a ciertos ansioliticos y tenia en vida una vibración muy densa,fea. Siempre hablando de cosas negativas,no disfrutaba de nada etc..
    Inmediatamente despues de partir,mi hermano pareciera q se transformó en ella. Empezó a hacer las mismas cosas q ella hacia (y él no compartía),como asi también pasó a tener su mismo “mal humor” y preocuparse por las mismas cosas (tontas) q ella se preocupaba…
    En vida mi mamá me “enfermaba” mucho,ultimamente ya no soportaba estar cerca suyo porque su mala vibra me generaba rechazo absoluto ,y eso mismo me empezó a pasar al entrar a su casa(dónde convivia junto a mi hermano) y verlo a él,me genera ahora lo mismo,incluso él está teniendo la misma adicción al ansiolico q ella usó x varios varios…
    Quisiera q me den su opinión… Sinceramente temo q mi hno siga experimentando ésta depresión q manifiesta y es tal cual lo q vivía mi madre…
    Desd ya muchas gracias..

    • Joaquín Cámara

      Hola Melina,

      Cuando muere un ser querido cercano, es habitual sentir depresión debida al duelo por lo pérdida, por lo que si fuera sólo eso lo que le sucede a tu hermano, no habría ningún problema. Sin embargo, Si tu hermano ha cambiado su personalidad y sus hábitos tras la muerte de vuestra madre volviéndose similares a los de ella, incluyendo la adicción, sí parece claro que lo que le sucede se deba a una obsesión espiritual por parte de tu madre, especialmente si ambos compartían la misma vibración densa.

      Espero que esto resuelva tu duda.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  7. Dania

    Gracias Joaquin : muy interesante todo lo que acabas de compartirnos , lo que me aterra es saber que me pasan muchas de estas cosas y casi siempre tengo que callarlas, pues no con todos se puede conversar sobre estas cosas, y las miradas y el silencio te dicen mucho , como ….” esta esta super loca de remate ” y prefiero no hacer comentarios . Mil gracias otra ves

    • Joaquín Cámara

      Hola Dania,
      Gracias por tu comentario. Espero que este artículo te haya ayudado a ver que sí hay espacio para poder compartir lo que te sucede y, sobretodo, para saber que sí hay solución a este problema.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  8. Isabel

    Excelente artículo.

  9. Lucía

    Que tema atrapante e interesante, gracias por compartirlo.
    Ahora quisiera preguntarte porque en mi casa aparece una sombra con figura humana, la vemos mi hija y yo,últimamente la relación familiar esta un poco alterada y pasan cosas unas tras otras,y cuando estoy en la cocina siento que hay alguien detrás mío,es que hace 2 años falleció mamá y mi suegro, este último no fui a verlo cuando estaba internado, nos llevábamos bien pero una última conversación por problemas familiares me alejo , tiene algo que ver todo esto

    • Joaquín Cámara

      Hola Lucía, nos alegra que te guste este tema.

      Sobre tu comentario, cuando mueren seres queridos cercanos hay ocasiones en las que se quedan cerca de nosotros, como puede estar siendo tu caso. Por algún motivo, un ser cercano a vosotros está en la casa, parece ser que intentando llamar vuestra atención a través de diferentes fenómenos. Sin embargo, por lo que comentas, no se trata de una obsesor, ya que no interviene en vuestro pensamiento o conducta.

      Espero que esto resuelva tu duda.
      Un saludo,
      Joaquín.

  10. Doris Patricia Cuberos

    Hola buenas tardes, muy interesante el tema, como todos los temas que ustedes tratan, y en una forma seria y profesional.Siempre he sido de carácter ansioso y en ocasiones depresivo. En alguna ocasión mi psicólogo menciono que estos estados podrían ser a nivel espiritual, pero en ese momento no le di importancia. Ahora que he leído este artículo, pienso si es lo que me sucede… Cuando era adolescente, tenía crisis en las cuales venían a mi mente personas vestidas como de la época victoriana, me venía un sabor extraño como del estómago a la boca, sentía que iba a enloquecer, y tenía que salir de mi apartamento a la calle; después de esto duraba como una semana con embotamiento en la cabeza, totalmente atontada. Poco antes de comenzar esta crisis, un anillo que tenía en mi mano, se quebró. Me dijeron que alguien me había colocado un espíritu para que me atormentara y no me dejara en paz. A veces pienso que ese ser me atormenta, pues mis crisis de ansiedad son fuertes, no puedo dormir y he tenido que manejarlo con medicamentos.Ahora con mi padre con una enfermedad grave, todo se ha maximizado. Tengo todo el tiempo pensamientos negativos, y como es obvio, tristeza y depresión. Gracias Joaquin, y a todo el Equipo, por ser un soporte emocional que me ha ayudado a comprender algunos de esos procesos, y se que cuento incondicionalmente con ustedes. Un abrazo cariñoso desde Colombia…

    • Joaquín Cámara

      Hola Doris, un placer saludarte!

      Por lo que comentas al inicio, sí parecen ser señales de una posible obsesión espiritual (recuerdos de otra época, sabores o sensaciones extrañas, embotamiento de cabeza tras la crisis). De algún modo, es posible que desde tu adolescencia un ente espiritual se haya pegado a tu cuerpo astral y eso te esté afectando. Por otro lado, a estos entes no te los puede enviar nadie para que te atormenten, como has podido ver en el artículo, ya que esto no funciona así, sino que se acercan por la vibración o por la vulnerabilidad de tu aura. Quizá, si haces memoria, puedes recordar desde cuándo te encuentras así. Si esto se inicio tras una hospitalización por tu parte, o tras la muerte de una persona cercana… esto ayudaría a esclarecer quién ha podido pegarse a tu campo vibratorio.

      En cuanto a la ansiedad y la depresión, como veíamos en el artículo, los obsesores no son quienes nos las crean, sino quienes las potencian. Esto significa que ya estaban estos dos estados psicológicos en tí antes de la llegada del obsesor, por tanto, pueden solucionarse desde ti, con independencia de ellos.

      Espero que esto te ayude a esclarecer tus dudas.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  11. Lizi

    El primer año que fallecio mi pareja me movi por inercia sin entender el porque, con dolor , a veces desesperacion, con mil interrogantes, pero segui… en el primer aniversario de su partida senti que todo se venia abajo, como si recien me diera cuenta de que habia muerto. Aparecio la palabra muerte , y ya no me pude levantar, cai en depresion y solo me dedique a ir a trabajar, el resto del tiempo me encerre y ya todo perdio valor y color . Al cumplirse el segundo año de su partida me di cuenta que debia aceptar, que ya no regresaria nunca mas, ya no debia esperar, ni siquiera mi muerte, solo debia estar. Todavia no se quien soy, esto que me pasa es normal? Veo a tantas personas que pasan por mi situacion y continuan su vida y olvidan. Y yo no puedo, a mi solo me mantiene el saber en cada respiracion que el esta a mi lado protegiendome , siento su presencia a cada paso y le hablo con lo que quedo de mi alma en todo momento. Perdon y gracias por todo lo que me enseñan de otros planos de exitencias, ayuda a las personas que hemos perdido el alma . Da consuelo. Gracias

    • Joaquín Cámara

      Hola Lizi,

      Lo que te está sucediendo tras la muerte de tu pareja es un proceso de duelo, algo completamente normal y saludable a nivel psicológico. Los sentimientos de tristeza profunda, culpa e incluso ira son muy frecuentes durante este periodo.

      Cada persona necesita un tiempo diferente para atravesar este duelo, de ahí que puedas ver a personas que han tenido una experiencia similar a la tuya y estén medianamente recuperados, mientras que tú no. Sin embargo, sí hay tiempos que debemos tener en cuenta. Cuando un duelo se está resolviendo de manera saludable, este suele durar entre 1 y 2 años; pasado este tiempo, es posible que siga el dolor, pero en menor intensidad, pudiendo ya continuar con nuestra vida. Si pasados 2 años desde la pérdida de tu pareja te encuentras igual que al principio, en ese caso sería necesario consultar a un psicólogo especialista en duelo para que analice en concreto tu estado y pueda ayudarte a avanzar en esto. En Triom trabajamos también este tipo de duelos, por lo que si necesitas alguna orientación o recomendación, no dudes en escribirnos desde la sección de contacto de esta web.

      Recibe un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  12. Sylvia Torres

    Una amiga que está en terapia contigo me recomendó esta página y me ha sorprendido mucho el modo de trabajar y los temas que se tratan aquí, creo que es maravillosa la unión de psicología y espiritualidad del modo que lo haces.

  13. Elizabeth

    Muy interesante, gracias! Pero ahora estoy mas preocupada porque mi hija murio por intoxicacion de alcohol hace un mes y un poco mas, ella era adicta al alcohol y tambien a las drogas. Como se si esta tranquila y esta siendo sanada en el plano astral o mas bien, por su fuerte adiccion esta mal y esta tratando de pegarse a otra persona? Si es asi cuanto tiempo dura este estado? Cuando se calma su adiccion, se calma y continua su sanacion y evolucion espiritual?

    • Joaquín Cámara

      Hola Elizabeth,

      Entiendo la preocupación que comentas y me alegra que la compartas aquí, para que podamos explicarlo mejor.

      El que una persona sea adicta a alguna droga a la hora de morir, no significa en absoluto que vaya a convertirse en un obsesor. En la mayoría de los casos, como te comenté hace unos día en privado, nuestros Guías espirituales vienen al plano astral a ofrecernos su ayuda y muchas almas aceptan esa ayuda y se marchan a los lugares de sanación con ellos. Sólo aquellos que rechazan la ayuda o que en vida han acumulado una vibración excesivamente densa son quienes generan las obsesiones a los seres humanos.

      Espero que esto te ayude a resolver esta duda.
      Te envío un fuerte abrazo,
      Joaquín.

  14. Triom Psicoterapia

    A PARTIR DE ESTE MOMENTO QUEDAN CERRADOS LOS COMENTARIOS DE ESTA PUBLICACIÓN. Esperamos haber resuelto las dudas que nos habéis planteado. Un fuerte abrazo.

Artículos anteriores

¿Por qué sufrimos?

Por Joaquín Cámara ¿Por qué sufrimos? Esta es una pregunta básica y habitual que todos nos hemos planteado en algún momento de nuestra vida. En muchas ocasiones, conseguimos llegar a la causa superficial de nuestro sufrimiento, de tal manera que podemos detectar que...

leer más

El duelo tras la pérdida de un ser querido

Por Joaquín Cámara   El duelo por muerte es el proceso psicológico que se inicia tras la pérdida de un ser querido. Justo en el momento en el que muere, nuestro mundo se para, la atención deja de estar en el exterior y mira hacia dentro, y todo se oscurece, todo se...

leer más

¿Dónde van las personas que se suicidan?

Por Joaquín Cámara   Uno de los temas que más dudas suscitan en torno a la postvida es el del suicidio: ¿dónde van las personas que se suicidan? ¿Atraviesan los mismos lugares espirituales que aquellos que mueren de manera natural? En este artículo hablaremos en...

leer más

¿Dónde van los animales cuando mueren?

Por Joaquín Cámara   Una de las preguntas que más nos plantean últimamente es si los animales tienen alma y, si es así, a dónde van cuando mueren. En el artículo que os presentamos a continuación tratamos de aclarar estas dudas del modo más sencillo posible. La...

leer más

¿Qué es la Terapia Psicoespiritual?

Por Joaquín Cámara   En la actualidad, no existe unanimidad a la hora de definir qué es la terapia psicoespiritual ni qué herramientas terapéuticas incluye; por tanto, dependiendo del profesional al que se acuda, este la define y la aplica de un modo concreto. En...

leer más

Cine, psicología y espiritualidad

Por Joaquín Cámara   El cine es un medio fantástico no sólo para el entretenimiento, sino para la reflexión, el entendimiento y el aprendizaje de numerosos temas de interés que en ocasiones son difíciles de  explicar de un modo sólo teórico. En muchas ocasiones,...

leer más

Sueños y comunicación con los muertos

Por Joaquín Cámara   Uno de los temas por los que más preguntas recibimos es el de los sueños. Sabemos que a través de los sueños nuestros seres queridos desencarnados pueden ponerse en contacto con nosotros; de hecho, es uno de los medios que ellos más utilizan...

leer más

Vida entre Vidas y Michael Newton

Por Joaquín Cámara   Con Elisabeth Kübler-Ross aprendimos las fases que una persona atraviesa durante su muerte física. Gracias a Brian Weiss, descubrimos el proceso de reencarnación y cómo nos influyen nuestras vidas anteriores en la actual. Quedaba entonces un...

leer más

Experiencias cercanas a la muerte y Raymond Moody

Por Joaquín Cámara   Con frecuencia, las personas que han estado clínicamente muertas y a las que la medicina ha conseguido reanimar experimentan lo que se conoce como "Experiencias cercanas a la muerte" (ECM) o "Near death experiences" (NDE). Aunque los médicos...

leer más

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar