¡No hay banda! Eso es todo, una grabación.
¡No hay banda! Y sin embargo, oímos una banda.
Si queremos escuchar un clarinete, lo escuchamos.
¡No hay banda! Es una grabación, ¡es una ilusión!
(David Lynch)

Durante toda nuestra vida nos hemos acostumbrado a escuchar una banda en nuestra cabeza, en nuestra mente. Un ruido incesante de pensamientos que se mantienen junto a nosotros a lo largo de todo el día… incluso de toda la noche. Esa banda, que parece tan real, no lo es, y sin embargo oímos una banda.

En ocasiones, esa banda no causa grandes problemas. Sin embargo, sucede que esa banda puede elevar cada vez más su volumen, esos pensamientos pueden ser cada vez más fuertes, convirtiéndose en nuestro mayor enemigo. Y creemos, entonces, que no hay modo de escapar, ya que el enemigo se encuentra inseparablemente unido a nosotros.

Eso creemos. Sin embargo, no hay banda, es sólo una grabación.

Podemos dejar de escuchar esa banda, desprendernos de todo pensamiento que ya no nos sirve y encontrar el silencio y la quietud interior que necesitamos. Podemos volver a descubrir la vida que se nos había olvidado, aquella que la banda no nos había dejado escuchar. 

La buena noticia no es sólo que puedes dejar atrás todos los pensamientos que te están haciendo daño y comenzar una nueva vida, sino que el modo de conseguirlo es muy sencillo, basta con traer a tu vida la atención plena, lo que llamamos

La presencia es “estar en el presente”, esto es, volver a conectar con la vida que está en el Ahora. Si te fijas, la mayor parte de tus pensamientos están focalizados en el pasado y en el futuro, dos tiempos que ya no existen y sobre los que no tienes ningún poder. Centrar tu atención en ellos es lo que te genera sufrimiento, el cual puede tomar la forma de depresión, ansiedad o sufrimiento. Cuando nos focalizamos en el presente, en el ahora, la vida se vuelve plena. Puedes seguir planeando cosas en el futuro, puedes seguir recordando acontecimientos del pasado, pero ya no te quedas estancado ahí, porque puedes acceder desde el Ahora. 

Psicoterapia y Coaching para la Presencia

La psicoterapia que realizamos en Triom siempre lleva este componente de Presencia, llamado también mindfulness o meditación activa, ya que entendemos que es el único modo de volver a conectar con la quietud interior, de poder vivir de una manera plena y completamente libre. Una vez que nos deshacemos de todos aquellos pensamientos o egos que nos tapaban la verdadera realidad, somos ya capaces de utilizar la mente de una manera satisfactoria sin perdernos en pensamientos o emociones negativas, conectando con la alegría interior que habíamos perdido.

Este modo de terapia, además, es válido para todas las personas. No importa si sus problemas son mayores o menores, si tiene problemas psicológicos actualmente o no. El beneficio se extiende a todas las áreas del ser humano, sin distinciones.

“Muchos viven con un torturador en la cabeza que continuamente los ataca, los castiga y les drena la energía vital. Esta es la causa del sufrimiento y la infelicidad. Cuando conseguimos liberarnos del dominio de la mente comenzamos a recibir el amor, la alegría y la paz que hasta ahora habíamos dado por perdidas” (Eckhart Tolle)

¿Cómo trabajamos en esta terapia?

Conociendo el funcionamiento del pensamiento

Para comenzar, es fundamental entender de manera clara y sencilla cómo funciona nuestra nuestra mente y su producto: los pensamientos. De este modo, podemos ver los motivos por los que ha tomado el control y entender el por qué de nuestros problemas. 

Analizando los pensamientos y emociones que te están haciendo daño

No siempre es necesario recurrir a traumas o historias pasadas para eliminar nuestros problemas actuales, sin embargo, sí es fundamental traer a la consciencia todos los pensamientos y emociones que estaban actuando en segundo plano, la mayoría de ellos de manera inconsciente para nosotros, y los cuales se habían convertido en la raíz o el alimento de nuestro malestar. 

Aprendiendo a utilizar la mente desde la Presencia

Una vez que entendemos cómo son nuestros procesos de pensamiento y dónde estaba su raíz, hemos iniciado ya el proceso de cambio. En este punto, podemos comenzar ya a liberarnos de ellos a través de la práctica de la Presencia, conectando de nuevo con nuestro interior, dejando a la vida fluir a través de nosotros y hallando la quietud interna que habíamos perdido.

“El pasado nos mantiene centrados en el pasado o preocupados por el futuro. Si podemos comprender nuestros miedos y nuestra mente, si podemos anclarnos en el presente, comienza la verdadera liberación, la cual nos lleva a entender que, justo ahora, estamos bien” (Thich Nhat Hanh)

Puedes solicitar más información o
reservar una cita pulsando aquí

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar